Lectura: Lucas 24:25-27

Seguimos mirando el texto de Lucas 24. Jesús, una vez se ha ganado la confianza de estos hombres habiéndoles escuchado, les habla claramente de lo que decía la escritura. El versículo 27 nos hace entender algo importantísimo de las Sagradas Escrituras: En todas ellas podemos ver a Cristo. Desde Moisés -que escribió los cinco primeros libros de la Biblia- y pasando por todos los profetas les explico todo lo que se decía acerca de Él.

Jerusalén está a unos 11 km de distancia de Emaús. Y a Jesús le dio tiempo de mostrarles a Cristo en todos los profetas; de principio a fin estaba Cristo. ¡Qué importante entender que la Biblia es Cristocéntrica! Mires donde mires, ella nos apunta a Cristo.

Sabemos que a Jesús le llamaban Rabí - que quiere decir maestro- y hacían bien, ya que es el Maestro por excelencia. Aparte de eso, ¡tenía la ventaja de ser la palabra encarnada! Todo lo que era oportuno decir lo dijo. Y en todo el recorrido ni le sobró ni le faltó tiempo para decir todo lo necesario sobre Cristo.

¿Qué tal si una vez que hemos caminado con la gente, les mostramos al Cristo revelado en todas las escrituras para que sus problemas, dudas, preocupaciones y fracasos se conviertan en vidas que arden por Jesús? Para ello hay que conocer la escritura. También hay que saber cómo expresarla bien para que realmente vean a Cristo y usar las palabras y el tiempo adecuados. Y en tercer lugar necesitamos valentía para hacerlo. A veces somos buenos acompañadores pero no llegamos al punto de ser predicadores. ¡Qué Dios nos de conocimiento, gracia y valentía para cumplir con el objetivo de presentar a Cristo.

  Enviar por correo a un amigo

 Imprimir esta página

  Necesito oración